IBM comprime 330 TB de datos en una pequeña cinta magnética

Hace muchos años los antiguos ordenadores dependían del uso de unidades de cinta magnética para almacenar la información, por lo que el tamaño de los equipos era descomunal ocupando habitaciones enteras y siendo muy difíciles de trasladar. Un ejemplo claro de ello era el IBM 360, que tenía un tamaño de  1.73 metros de alto por 1.52 metros de largo y 74 cm de ancho pesando una tonelada de peso para solo tener una capacidad de almacenamiento de 5MB.

Y como siempre, la ciencia avanza y prueba de ello es que IBM ahora ha logrado desarrollar una cinta magnética capaz de guardar una enorme cantidad de 330 TB de datos sin comprimir en un solo cartucho de unidad de cinta, lo que se traduce en 201GB de datos por cada 6.46 cm cuadrados.

Las versiones más anteriores de la cinta magnética usaban una película de partículas de ferrita de bario aplicada en la superficie como pintura, pero esta nueva cinta de pulverización catódica usa varias capas de película de metal fino la cual es aplicada mediante una nueva tecnología de vacío. Una capa de lubricante también se aplica a la superficie de lectura de la cinta para mantener la cinta en buen estado de funcionamiento mientras se ejecuta a través de la unidad. La disposición de nanopartículas magnéticas de mayor densidad, por supuesto, requiere de una nueva tecnología de accionamiento para su lectura respectiva.

¿Qué te parece esto? Dínoslo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *